miércoles, 26 de noviembre de 2008

OPINIONES POSITIVAS, NEGATIVAS Y REGULARES SOBRE LA OBRA DEL AUTOR





Con su mayor egoteca, la familia: Lucía, Leonardo y Luis Guillermo. ¿Para qué más?










Iván Padilla Bravo

Diario de Oriente, 9-2-1986

Sobre Beberes de un ciudadano, 1985

“(este libro)…tiene la particularidad de poner en claro y reivindicar la INCOHERENCIA como un acto solidario…y ello es algo que filosófica y poéticamente acerca al autor a una concepción del mundo que reconoce el movimiento, la dialéctica, lo cambiante, como una posibilidad de definir lo real”.


Ángel Gustavo Infante,
El Diario de Caracas, 30-09-1985

Sobre Beberes de un ciudadano, 1985

“En éste, como en su primer libro, En el bar la vida es más sabrosa, (1980), Luis Barrera corre los riesgos que implica narrar como quien habla desde una barra de botiquín (hablar en exceso y fastidiar al interlocutor), y sale ileso gracias al equilibrio que mantiene desde el comienzo (pese a la traición de acusar a la Guillot de ‘farsante incansable’ el libro va ganando calidad. El autor, cosa extraña en estas circunstancias, conserva la lucidez de la sobria ebriedad, como los antiguos comensales de El banquete platónico”


Juan Carlos Santaella
“Alicia a través del bolero”. Papel Literario de El Nacional, 9-12-1990

Sobre Para escribir desde Alicia, 1989

“Los personajes de Barrera Linares forman parte de una condición psicológica y social cercana a lo folletinesco; son, quizás, magros y oscuros personajes de una absurda fotonovela, heraldos de la cursilería, protagonistas de la ridiculez. Como tales, ellos trazan el itinerario cauteloso de un fracaso inevitable, arrastran una pobreza que los paraliza y los dopa hasta el punto de perder su propia identidad, pues son víctimas de una fatalidad creada por ellos mismos.”


Alberto Jiménez Ure
“La prosa de Barrera Linares”. El Universal, 28-02-1988

Sobre En el bar la vida es más sabrosa, 1980

“En su volumen En el bar la vida es más sabrosa, título deliberadamente ‘lugar común’, las tramas son lineales, explícitas, verticales. No pretenden enfrentar a los lectores con lo insólito o las moralejas (cual Borges, Quiroga, etc.). la narrativa de Luis es a propósito burda, de buena factura técnica (atrapa) y sus principales instrumentos son, obviamente, el lenguaje y las imágenes sórdidas”


Alicia Perdomo
Revista Imagen (Sección Libros, revistas y autores), 1990

Sobre Para escribir desde Alicia, 1989

“El autor es lingüista. Un dato para los que lo ignoran. Y curiosamente no ha descubierto la potencialidad del lenguaje. Lo atraviesa con fallidas imágenes que se repiten y que revelan cierto aspecto grotesco y vulgar, intentando disfrazarse de poesía, o emulando el erotismo intenso de las letras de bolero. Por eso leemos en algunas páginas, sintagmas como éste que frustran la potencialidad de la palabra: “Vivir en una ciudad clavada en el pubis de dos inmensas montañas”.

Igor Delgado Senior
Caracas, Noviembre de 1993

Sobre Parto de Caballeros, 1991 [Presentación]


Luis Barrera Linares dio a luz esta metáfora de lo que absurdamente somos, y para ello utiliza el buen humor contando, la parodia, la ironía, y también el sarcasmo y la recreación de la chata riqueza de los vocablos cotidianos. Como apuntara José Balza: “lenguaje desenfadado, directo, hiriente, burlón caricaturesco…que Quevedo hubiese aplaudido”.

Pascual Venegas Filardo.
El Universal, 21-6-1993.

Sobre Del cuento y sus alrededores, 1993, [comp. con Calos Pacheco]


“…es, no cabe duda, una amplia monografía elaborada sobre la base de una extensa bibliografía y meditado estudio. Los autores conocen a fondo la materia de que tratan. Los numerosos ejemplos que nos ofrecen en las páginas del libro, constituyen material que en adelante será de vital importancia para el catedrático de literatura. Y en general para el buen lector.”

Alexis Márquez Rodríguez
El Nacional. Caracas, 18-09-1994, p. C/, “Cuenta de libros”

Sobre Memoria y cuento. Treinta años de narrativa venezolana, 1992

“Nada de lo dicho significa que estemos enteramente de acuerdo con todo lo que afirma Barrera Linares en ese valioso prólogo de su antología. Nos parece más bien que el mayor valor de éste reside en su carácter fuertemente polémico, en la forma como el autor desmonta prejuicios, desbarata estereotipos y pulveriza apreciaciones facilistas y de menguados alcances, basándose en puntos de vista muy personales, y como tales merecedores del más grande respeto, sobre todo porque las suyas son, además, observaciones muy inteligentes, que dan pie para discutir, para polemizar y aun para disentir.”

Manuel Bermúdez.
Papel Literario de El Nacional. Caracas, 5-3-2000, p. 3

Sobre varios títulos

“Quien lea los títulos de las obras narrativas de Barrera Linares, de nmediato piensa que son paródicas. En el bar la vida es más sabrosa tiene un sutil cambio fonético, de mar por bar, con el cual se le da nuevo sentido a la letra de una composición musical que Leo Marini hizo famosa. Los Beberes de un ciudadano es una joda etílica a la ética del deber. Igual que Parto de caballeros, lo es para la moral de un varón de noble estirpe. Los Cuentos de amor de locura y de muerte de Horacio Quiroga, cuando pasan por el quirófano verbal de Barrera Linares, sufren una cirugía fonosemántica que los convierte en Cuentos de humor de locura y de suerte. Estos juegos paródico-humorísticos tienen una noble tradición en la literatura venezolana.

Ana María Hernández.
El Universal. Caracas, 19-3-2000, p. 4-12

Sobre Sobre héroes y tombos, 1999

“No esconde para nada el autor las referencias claras y directas acerca de quienes protagonizaron el panorama político venezolano. La famosa coronación aquella que disparó los lamentables acontecimientos de 1989 (Caracazo) es el inicio del relato. Por supuesto es Carlos Andrés Pérez, bautizado en la novela como “el Patricio”, el personaje principal.”


Antonio Núñez Aldazoro.
Revista Comunicación, mayo de 2000 (pp. 109-112)

Sobre Análisis crítico del discurso, 2000

“Generalmente, un buen texto académico responde a un objetivo fundamental definido, premeditado, planeado. Esta es una de las primeras características de la nueva entrega editorial de Luis Barrera Linares (1951): la intención planificada de ofrecer al investigador –lingüista, literato, comunicador, estudiante o simplemente “curioso”– un panorama general, y al mismo tiempo profundo, acerca de una nueva rama de las humanidades que cada día gana mayor terreno en las ciencias sociales, el Análisis Crítico del Discurso.

“Este objetivo, sin duda, se cumple a cabalidad. El lector reconoce, luego del abordaje de distintos tópicos a través de las técnicas de este tipo de investigación multidisciplinaria, las peculiaridades y potencialidades del análisis del discurso, tanto en el área netamente lingüística, como en otros espacios de vital importancia para comprender el mundo contemporáneo, como por ejemplo la comunicación de masas.”

Patrick Charaudeau
Comunicación por correo electrónico, 3-11-2003

Sobre Discurso y Literatura, 2003

Durante el vuelo de regreso a París he leido su libro (Discurso y literatura] que me ha gustado mucho. Debo decirle que nosotros, en Francia, hemos evitado mezclar el análisis del discurso con la literatura por razones de territorio, aunque
siempre nos haya parecido que la relación era obvia. Yo mismo en mis clases
pongo ejemplos de textos literarios, pero no escribo nada a ese respecto por
no entrar en lucha con mis colegas de literatura. Lo más que hice en este
aspecto fue lo que escribí en mi gramática semántica.
Me gustó particularmente la manera como describe el proceso comunicativo del texto literario (cap.II) que es más o menos la manera como yo lo describo. También concuerdo con lo que dice en "¿Por qué el análisis
discursivo de cuentos literarios?" (cap.V).Espero que tengamos otra oportunidad de hablar más larga y tendidamente. Con mi saludo más amistoso.



Juan Liscano
Panorama de la literatura venezolana actual. Caracas: Alfadil, 1995: p. 289

Sobre Parto de Caballeros, 1991, 2002


“Barrera Linares compone su narrativa con pleno dominio de los procedimientos narrativos experimentales y al rehuir lo documental del verismo, se permite cualquier ruptura o improvisación escritural. Concede a la feminidad sexoanimal un papel revelador (escena de la prostituta Bronca Quarrel con Marcos Knight), siendo uno de los logros de la narración la mezcla idiomática de un inglés antillano y del castellano, así como de los personajes tan virtuales y ficticios como la narración misma, fundada en el fenómeno imaginario de la preñez masculina, en vía de especulación cinematográfica y literaria.”



Juan Carlos Chirinos
Comentario en http://ficcioncaracas.blogsome.com/2005/12/31/

Sobre La negación del rostro, 2005

Por cierto que ese libro de Barrera Linares (del que he querido hacer un post en mi blog, pero estoy esperando que se me pase la ladilla) es de una mediocridad superlativa. ¿Te parece que el profesor Linares hace estudio alguno en ese libro? Para tema aparte queda la trampa de repetir fragmentos completos con la excusa de la claridad pedagógica: ¡por favor! Si sólo son artículos juntados y adobados con el odio y ceguera de siempre de los críticos venezolanos a su propia literatura. No negamos los escritores el rostro: la pereza de la crítica en Venezuela ha acumulado años de libros que se quedan mudos de opiniones.


Eduardo Liendo
Acto de presentación de La negación del rostro, Caracas, 3 de diciembre de 2005

"En La negación del rostro se aprecia una intención esclarecedora fundamentada en una acuciosa investigación, que viene a respaldar cada afirmación conceptual, lo cual no inhibe al autor para verle el hueso a nuestra vida literaria: sus logros y miserias, sus realizaciones y mezquindades."


Ana Teresa Torres.
Papel Literario de El Nacional. Caracas, 18 de marzo de 2006, p. 2

Sobre La negación del rostro, 2005

“…más allá de estos matices de discrepancia el libro de Barrera Linares es, en mi opinión, un excelente texto sobre narrativa venezolana, escrito con una prosa transparente, y no pocas veces humorística, que se abre al lector común, sin por ello perder rigor, y permite en pocos capítulos comprender la diacronía, particularmente de la narrativa breve, así como de la historia de las instituciones y personalidades fundamentales en el desarrollo de la literatura nacional.”


Rudy Mostacero
Revista TEXTURA, 4, Nº. 7. UPEL-Cetex. INstituto Pedagógico de Maturín.

Sobre La negación del rostro, 2005

"si bien es cierto que hay nombres que han alcanzado consagración, el único nombre que desentona es el de José Adames. Pero como se trata de una egoteca, la inclusión se explica por razones de identificación, de discipulado y de solidaridad. (...)
...presenta un material muy rico para el estudio y la discursión, muy bien documentado y con un muestreo generoso, por autores y épocas, para el panorama d ela literatura venezolana. (...) sin que su libro esté exento de aquello que ha caracterizado su ejercicio escritural como narrador y como crítico: el juego paródico d ela significación, salpicado de coloquialismos y de humor.(...)
...nos invita a ser cómplices y no meros espectadores de esos, sus espíritus, que pululan su egoteca particular."



Rafael Rattia
24-11-2006

Comentario sobre el blog La duda melódica (http://barreralinares.blogspot.com

"Esto pienso de Luis Barrera Linares: es, junto con Víctor Bravo, Oscar Rodríguez Ortíz y otros poquísimos escritores venezolanos nacidos en el siglo XX, uno de los más acuciosos, inteligentes críticos literarios de su "generación". Su blog es una cátedra abierta que merece ser leída y estudiada con atención por los investigadores de la literatura venezolana. Todo lector que se estime y respete como tal debe leerlo y recomendarlo a otros cibernautas lectores de la mejor escritura que se produce en Venezuela en los últimos tiempos."
Rafael Rattia

Francisco Javier Pérez
Papel Literario de El Nacional. 2-12-06 p. 3

Sobre Nación y Literatura, 2006, comp. Con Carlos Pacheco y Beatriz González S.

"Nunca en detrimento de experiencias anteriores, el presente de los estudios sobre la literatura venezolana puede exhibir el precioso calificativo de acabado (quizá el más esperado desde los días en que Luis Correa anunciara su lacerante contraparte). Despiadados y generosos en partes iguales, la reflexión crítica sobre la literatura venezolana ha sufrido las heridas del halago infeliz y las del ataque inmerecido. Y entre uno y otro de estos extremos ha crecido la criatura, voluntariosa y empeñosa, y ha dado frutos magníficos que no podrán ignorarse más. En una medida muy notoria, Nación y literatura viene a aportar uno de los puntos finales de la secular discusión.
….
"Los cincuenta y nueve ensayos que componen esta obra pueden, en otro sentido, dar cuenta de los progresos de la investigación literaria en Venezuela, de la diversidad de enfoques y de la afortunada convivencia que consagrados maestros e iniciales cultores tienen acordados para ofrecer los itinerarios escriturarios de nuestra cultura. Y, este último sustantivo, no es retórico aporte para un título más, sino, acentuado interés de la presente compilación de estudios, un intento por vernos culturalmente a partir de la literatura y gracias a ella (idea que habita en muchos críticos y estudiosos anteriores, pero que aquí se hace rasgo motivador).

"…la gran ausente en esta magnífica obra ha sido la lingüística y toda la rica reflexión que ha hecho, en su conexión con la literatura, para acercarse a una comprensión de la nación. La referencia al asunto lingüístico es sólo una nota recogida en la "Introducción" ("La atención se vierte aquí entonces sobre la nación venezolana y su trayectoria, pero tal como ellas pueden apreciarse desde las manifestaciones del lenguaje y la literatura"). Tratando de buscar explicaciones sobre este vacío, no llego a encontrarlas, pues ni es criterio de la obra escindir el conocimiento sino integrarlo; y, menos aún, es condición que caracterice a los tres coordinadores del volumen quienes, cada uno con sus originales maneras, ha ido ofreciendo en sus estudios propios buenas muestras de cuánta fe ha sido depositada en la lingüística y de cómo esa fe ha alimentado el crecimiento de cada uno como investigador."


Edgardo Mondolfi
El Nacional, Caracas, 08-11-2006

Sobre Nación y Literatura, 2006, comp. Con Carlos Pacheco y Beatriz González S.

"…en las páginas de Nación y Literatura, destacan análisis sistemáticos, enfoques interdisciplinarios, concepciones y miradas académicas que son, a fin de cuentas, obra del estudio y la dedicación de un puñado de autores pertenecientes a 33 universidades e instituciones de estudio diferentes. Nadie se llame a engaño: Nación y Literatura no es un libro escrito con dulzura ni pretende apuntalarnos ante el mundo a través de un ejercicio retórico para demostrar que nuestra singularidad sigue siendo el equivalente a la Tierra de Gracia. Lejos, pues, de todo afán pueril por catalogarnos como una suma de oportunidades perdidas, y a la vez lejos de toda mistificación de lo venezolano, estamos en presencia de un conjunto de graves cuestionamientos, de un intento colectivo por dejar caer la mirada sobre muchas desgarraduras, debilidades y peculiaridades de nuestro imaginario nacional.

"En este libro ya ni siquiera la literatura misma es vista como antes, es decir, sólo dentro de los cánones consagratorios brindados por la tradición. Ello es así puesto que Nación y Literatura genera en el lector la posibilidad de un encuentro con muchos otros géneros, aparte del cuento, la novela y la poesía, raras veces desglosados dentro de una visión panorámica de la literatura venezolana: el humorismo, la tradición oral, los libros de viajes, la literatura autobiográfica, las revistas literarias, los talleres de creación, los premios literarios e, incluso, los desafíos y complejidades que entraña la traducción literaria."


Carlos Sandoval
Presentación (14-05-2009)
Sobre Sin partida de yacimiento, 2009
"Como en los anteriores trabajos narrativos de Barrera Linares, en Sin partida de yacimiento la gracia, el ludismo sintáctico, los dobles sentidos, los retruécanos, las frases comunes convertidas en axiomas burlescos contribuyen con la fluidez de una prosa a ratos trepidante y divertida."

Elio Gómez Grillo
Ultimas Noticias, Caracas, 12-08-2009
Sobre Sin partida de yacimiento, 2009

"Un libro que no deja de ser extraño en Venezuela, porque es ficción novelesca en muy buena parte y relación autobiográfica en una porción muy reducida, según confesión personal del autor. De muy agradable lectura, le hace evocar a uno de entrada, al imborrable Lazarillo de Tormes y a toda la novela picaresca española.
"La escritura de esta obra ofrece una desenvoltura, un hacer y un decir sin rubores ni melindres en la secuencia de hechos y hablares de los protagonistas."

Ricardo Gil Otaiza
www.eluniversal.com / opinión/ 18 de marzo de 2010
Diario Frontera (Mérida, Venezuela), 14-03-2010, p. 5C

Sobre Sin partida de yacimiento, 2009

Maracaibo, Los Puertos de Altagracia, Trujillo y Caracas, entre otras localidades, son escenarios que le permiten al narrador recrear su memoria y conducirnos con exquisita prosa por el entramado social, político, económico y cultural de la Venezuela que dejamos atrás hace ya medio siglo. Su testimonio, a manera de crónicas, nos da la posibilidad cierta de adentrarnos en la idiosincrasia de nuestra gente, en sus más disparatadas costumbres, en sus más recónditas torceduras, en sus más chifladas ocurrencias, que nos hacen reír a más no poder.”

Marina Jacinto (El Nuevo País, Cultura y espectáculos. Caracas, 21-04-2010, p. 13)

Sobre Sin partida de yacimiento, 2009

"No hay capítulo que no despierte la risa gracias a los juegos paródicos, la carga de ironía y humor negro estampados en la obra. De principio a fin, el lector experimentará eso que se llama el placer por la lectura y la literatura, y no podrá abandonar la obra hasta el final. No lo permitirá el “maltrecho héroe de papel de este relato” que se volvió anarquista tras abandonar la política para escribir un periodiquito clandestino, que pegaba en las paredes del liceo, en el que denunciaba los chantajes del director y a las parejitas que se ocultaban en las canchas no precisamente para jugar voleibol."

Miguel Ángel Campos, ensayo, Maracaibo, abril de 2011.

Sobre Sin partida de yacimiento, 2009

" Cuando leemos un recuento de peripecias de la infancia, recuerdo hilado entre imágenes desvaídas, ciertas o magnificadas, pero fijadas para siempre en un tiempo inmóvil, nos disponemos para reconocernos en él entre retazos de humor y también de melancolía. Sólo que Sin partida de yacimiento, de Luis Barrera Linares, trastorna el consabido esquema y nos prepara para enfrentar la infancia desde la pérdida de todo candor, liquidada la edad de la inocencia, desde el comienzo, el relato del niño confinado lejos del lugar de sus primeros años se convierte en la reconfiguración de la conseja mítica que perfila pueblito y ruralidad en un abrazo de bonhomía. Después de esta saga ya la idea de la comunidad virtuosa, objeto estrujado del país malvado e indolente queda hecha pedazos."


Norberto José Olivar
[Mensaje de correo electrónico: 21 de marzo de 2010]

Sobre Sin partida de yacimiento:


...la primera lectura que hice de su trabajo fue Parto de caballeros en el taller de Laura Antillano en el Centro de Bellas Artes, ...vino a Maracaibo, invitado por ella, junto con Humberto Mata y alguien más que ahora no recuerdo. Luego leería Del cuento y sus alrededores, en fin, me acordé de estas cosas cuando terminé Sin partida de yacimiento, sorprendido de ese mundo de personajes tan peculiares que habitaron los Puertos de Altagracia. Sospecho que ha cambiado nombres porque he intentado algunas verificaciones en el archivo del diario Panorama, por ejemplo, Hermógenes Padrón, que según entiendo, escribía ocasionalmente en el periódico, y no lo conseguí. En fin, son travesuras que se me ocurrieron en la andadura de la lectura. Y no se extrañé que algunos de estos personajes se paseen por algunos de mis relatos venideros!!

Alberto Jiménez Ure
Sobre Habla pública, Internet y otros enredos literarios (2009)


Sobre Habla pública, Internet y otros enredos literarios:

BARRERA LINARES no sólo es consciente y comulgaría, sin dudas, con las citadas inferencias de [Víctor] BRAVO: el hombre es irrefrenable y su circunstancia en el planeta cambia virtud a las novísimas invenciones, que del lenguaje son parto. No tiene «edad» porque, a la suya, se enlaza la del otro sucesor en el Tiempo (alguna vez lo definí «presente perpetuo») que lo trasciende. Y será trascendido, con su otro que lo suplió, que «legará» o iluminará porque el Universo no cejará de requerir «pneuma»: con sus insospechadas creaciones intelectuales, tecnologías de «última generación» o hallazgos científicos. En la centrífuga sublimación y sacralización de la Internet, Luis interroga a quienes lo leemos y a sí mismo, pero me incomoda su (¿fascinación?) perplejidad ante la de plus valuada Cibernética.

Ver: